jueves, 19 de noviembre de 2015

MAS QUE UN RETRATO...UN ENIGMA




Hoy deseo contaros una curiosidad ...¿ Es realmente una ilusión óptica la sonrisa de la Gioconda?...¿Con qué finalidad se creó tal efecto y para qué se utilizó?
Es muy interesante pero aparte de las conjeturas hechas por miles de estudiosos, el objetivo de Da Vinci no sólo dio su fruto al conseguir enigmatizar perpetuamente ésta imagen a través de los tiempos, sino que incluso fue usada por personas sensitivas que como si de un tarot o espejo de cristalomancia se tratara usaron el propio cuadro para descifrar estados de ánimo de la persona consultante. Veamos por qué.

Los misterios de la Mona Lisa: confirman código oculto en sus ojos
HISTORIADORES ENCUENTRAN CODIFICACIÓN DE NÚMEROS Y LETRAS OCULTOS EN LOS OJOS DE LA MONA LISA; CON ELLO SE ABRE UN NUEVO EPISODIO DENTRO DE LA CRÍPTICA HISTORIA DE ESTE RETRATO



Una de las obras más misteriosas en la historia del arte sigue dando de que hablar. Este enigmático retrato del siglo XVI, pintado en óleo por el genial Leonardo da Vinci, parece una especie de caja de Pandora repleta de secretos codificados. También conocida como La Gioconda, por supuestamente representar a Lisa Gherardini, mujer de Francesco de Giocondo, ha intrigado una vez más a los historiadores tras confirmarse la presencia de un código oculto, compuesto de letras y números, que se encuentra disimulado en los ojos de esta mujer.

Miembros del Comité Nacional para el Patrimonio Cultural, en Italia, han revelado que tras analizar la obra aplicando una magnificación a reprografías digitales de alta resolución,  descubrieron una serie de números y letras que se encuentran ocultos justo en el iris de los ojos de la Mona Lisa. “A simple vista los símbolos son invisibles pero con una lupa pueden verse claramente” afirma Silvano Vincenti, miembro del comité. En el ojo derecho se encuentran las iniciales LV, presumiblemente aludiendo al nombre del autor, mientras que en el ojo izquierdo se perciben diversos símbolos que aún no han sido definidos por los historiadores. “Es muy difícil determinar con claridad lo que son, al parecer son unas letras CE o podría ser una B, hay que recordar que este retrato tiene casi 500 años y los trazos ya no están tan definidos como cuando fue pintada. También encontramos un 72 en el arco del puente que se encuentra en segundo plano, pero también podría ser una letra L y un número 2″ agregó Vincenti.


A lo largo de la historia de esta obra, tal vez la pintura más famosa del mundo, han surgido múltiples rumores en torno a diversos enigmas impresos por su autor. Algunas versiones apuntan a que realmente se trata de un autorretrato encubierto de da Vinci. Mientras muchos otros han dedicado horas de reflexión a entender el cuasi mágico trazo de su sonrisa. Incluso se ha manejado la versión conspiratoria de que el original no se encuentra en el Museo Louvre sino que es guardado por alguna de las sociedades secretas que adquirieron enorme poder durante los siglos que separan a la época del renacimiento de la actualidad.

En 2007 la revista Live Science publicó un artículo enlistando una serie de revelaciones que se habían mantenido a la sombra hasta entonces. Apoyados en las nuevas tecnologías un grupo multidisciplinario de expertos dedicaron días al análisis de la obra.  La Mona Lista fue reprografiada con una cámara multiespectral de 240 megapíxeles. Entre algunos otros detalles detectaron que los dedos de la mano izquierda quedaron incompletos, lo cual tal vez fue resultado de un titubeo por parte del autor aunque no se descarta que sea parte de un discurso alegórico. Lo mismo ocurre con el manto que la cubre, que si bien se pensaba que solo llegaba hasta las rodillas se confirmó que también cubre su vientre, lo cual también podría manifestar un símbolo significativo. Y ya en un plano más técnico descubrieron que da Vinci primero pinto el paisaje del fondo y luego aplicó una capa de transparencia para colocar el retrato en primer plano.

Con esta nueva revelación de la presencia de un código alfanumérico en los ojos de La Gioconda se da vida a un nuevo episodio del ya largo misterio que esta majestuosa obra ha encarnado. Expertos e historiadores del arte se regocijan ya con este nuevo reto que implica el desciframiento de otro elemento codificado en la Mona Lisa. Pero también queda latentes interrogantes: ¿Algún día seremos capaces de hackear íntegramente la criptología de este retrato? ¿Cuál es el discurso alegórico incluido en esta obra y por que ha maravillado de tal forma al ojo humano a lo largo de los siglos?

“Da Vinci pintó la sonrisa de la Mona Lisa usando unas sombras que vemos mucho mejor con nuestra visión periférica”, afirma Margaret Livingstone. Por ello, para ver sonreír a la Mona Lisa hay que mirarla a los ojos o a cualquier otra parte del cuadro, de modo que sus labios queden en el campo de visión periférica. De esa forma se la ve más sutilmente sonriente que si se miran sus labios. Livingstone explicó que la enigmática  sonrisa de la Mona Lisa es “una ilusión óptica,que aparece y desaparece debido a la peculiar manera en que el ojo humano procesa las imágenes”.Así, indicó que cuando en el siglo XVI Leonardo Da Vinci pintó la Gioconda, su Mona Lisa, logró el efecto de que la sonrisa desaparezca al mirarla directamente y sólo reaparezca cuando la vista se fija en otras partes del cuadro.

Un grupo de científicos españoles ha llegado a la conclusión de que el secreto del cambio de humor del retrato de Mona Lisa, que puede mostrarse sonriente o seria según cómo la miremos, reside en el funcionamiento del ojo humano.



Según Luís Martínez Otero, investigador del Instituto de Neurociencias de Alicante, el ojo humano envía señales mezcladas al cerebro. La sonrisa del retrato de Mona Lisa, pintado por Leonardo da Vinci, se muestra de una u otra manera en función de cómo las células situadas en la retina capten la imagen y del canal del cerebro humano por el que sean transmitidas. Estos canales codifican información sobre el tamaño del objeto, su brillo, luminosidad y localización en el campo de visión. "Algunas veces un canal se impone a los demás y vemos la sonrisa, en ocasiones ganan otros y no la vemos", explica Martínez Otero, que presentó su trabajo en el encuentro anual de la Sociedad Americana de Neurociencia celebrado en Chicago.

Entre sus experimentos con múltiples parámetros, el investigador español mostró a varios sujetos una pantalla blanca o negra durante treinta segundos antes de proyectar sobre ella a Mona Lisa. Y comprobó que era más frecuente percibir su rostro sonriente después de la pantalla oscura.  ( Estudio realizado por Elena Sanz)

¿Querría ésto decir que dependiendo de tu estado de ánimo tu cerebro inconsciente dirigirá la mirada a un punto o a otro determinado del cuadro, y de ésta forma la visión general nos dará la sensación de que sonríe más o está triste o pensativa o seria?...pudiera ser ese el propósito?...METERSE EN NUESTRAS MENTES?....Resta preguntarselo al propio Maestro Da Vinci. , pero sin duda, haced la prueba, nada os cuesta....vosotros mismos comprobareis cómo un dia la observamos de una forma y otro dia de otra.

PAZ Y BENDICIONES

No hay comentarios:

Publicar un comentario