miércoles, 15 de julio de 2015

MEDITA CON ELLOS






PROGRAMACIÓN ANGÉLICA

Limpieza del Alma
Imaginemos a la Energía Cósmica como un enorme diamante, con infinitas facetas cortadas a la perfección. De cada faceta emana un esquema de luz singular, más hermoso y magnífico que cualquier color visible en la tierra. La luz de cada faceta se concentra en cada ser humano. Es la luz del don que tenemos para ofrecer al mundo; es la luz que nos une a Dios y a los demás seres humanos. Todos formamos parte de un espectro de colores hermosos. Cuando tenemos la libertad de ser nosotros mismos, la luz nos emana del alma en forma de un esquema brillante y singular. La luz brilla con más intensidad cuando somos realmente nosotros mismos.

Una forma de reconocer el lodo o el polvo que opaca nuestra luz es mirarnos con honestidad e identificar los esquemas que nos provocan la duda y la infelicidad. Para ello, vamos a tomarnos un momento para meditar.

Ingresamos en el estado de relajación y, cuando estamos listos, comenzamos a ir hacia adentro y a conectarnos con el color de nuestra luz. Quizás no lleguemos a ver un color definido, así que nos concentraremos en nuestro propio centro de energía, la fuente del yo.

Les pedimos a los Ángeles que nos muestren parte del lodo o el polvo que oscurece nuestro brillo. Prestemos atención, y cuando la mente registre algo que queramos eliminar, vamos a visualizar a los Ángeles limpiadores como frotan el lugar con una solución limpiadora y el lodo se desvanece en el universo para ser transmutado. Seamos creativas, y si registramos las experiencias en un diario, podemos anotar ésta para poder releerla de vez en cuando.

Los Ángeles nos ayudan a ser auténticos y fieles a nosotros mismos. Y lo hacen de maneras variadas, ya que poseen el programa, o plano, que nosotros ayudamos a crear antes de llegar a esta existencia. Cuando nos alejamos demasiado del centro, los Ángeles dejan huellas sutiles para recordarnos que debemos volver al camino y ser nosotros mismos, algo que no siempre resulta fácil.

Cuando nos enfrentamos a situaciones rutinarias, por lo general comenzamos a comportarnos como si hubiéramos conectado el piloto automático. El auto descubrimiento es lo que nos permite descubrir quienes somos y cuáles son los programas automáticos que operan en nuestras vidas. Cuando descubrimos un esquema, nos damos la oportunidad de seguir aplicándolo o no. E inclusive, cuando decidimos continuar, el esquema cambia porque ya somos conscientes de lo que estamos haciendo.

El propósito de esta práctica es que lleguemos a ser auténticos: la broma está en que no existe un truco ni una clave especial para llegar a ser auténticos. La autenticidad evalúa lo que de singular tiene cada ser humano. Así que tal vez sea necesario que cada uno realice alteraciones en las prácticas aquí presentadas para adaptarlas mejor a su alma.

La autenticidad proviene del verdadero conocimiento de uno mismo. “Conócete y sabrás cómo vivir”, reza el dicho. Cuando llegamos a conocernos, sabemos cómo entregarnos. Si no podemos entregarnos, nos veremos atrapados en la obsesión por nosotros mismos y, conociéndonos, esa obsesión nos

jugará una mala pasada. Si esto sucede, conviene que nos tranquilicemos y que les pidamos a los Ángeles que nos recuerden quienes somos y cuál es nuestra misión aquí.

Entonces HAGÁMOSLO y pasaremos el mejor momento que pudiéramos imaginar.

Cuando somos verdaderamente nosotros mismos, transmitimos un mensaje de amor que genera una reacción en cadena positiva en el universo. El simple hecho de pasar caminando junto a alguien en la calle podría cambiar la vida de esa persona. Podemos ofrecerles a otros seres humanos la experiencia angélica sin saberlo, así como recibimos experiencias de ciertas personas y nos preguntamos si se trata de Ángeles.

A veces cuando intentamos enviar mensajes, el destinatario no los recibe; y luego, cuando ni siquiera lo intentamos, el mensaje le llega con gran nitidez. Enviar transmisiones positivas irradiando nuestra luz y la luz de los Ángeles es una forma de estimularlas. Por ejemplo, podemos enviar conscientemente bendiciones en rayos de luz o en alas de Ángel a cierta persona, lugar o grupo.

Solo te llevará un rato, y verás cuántos beneficios obtienes de los guias que nos acompañan.

NADIE SABE LO QUE NO SE COMUNICA...SINO EXPRESAS TU DOLOR...¿COMO PRETENDES QUE SE TE AYUDE?

No hay comentarios:

Publicar un comentario